Skip to Content

Una breve recorrido por la historia del pulso arterial

Una breve recorrido por la historia del pulso arterial

Una breve recorrido por la historia del pulso arterial

1 Atlanta Centro Médico de Veteranos, Decatur, GA 30033-4004, EE.UU.
División 2 de Cardiología, Facultad de Medicina, 1639 Pierce Drive, 322 WMB, Atlanta, GA 30322, EE.UU. Universidad de Emory

Editor Académico: Julian P. J. Halcox

Abstracto

Objetivo. Este documento ilustra la evolución de nuestro conocimiento del pulso arterial desde la antigüedad hasta el presente. Se discuten varias técnicas para la evaluación de pulso arterial a lo largo de la historia. métodos. El uso de bases de datos incluyendo Worldcat, Pubmed, y Catalogo Universidad de Emory Bibliotecas ‘, la importancia del pulso arterial se discute en tres épocas históricas de la medicina: antiguos, medievales y modernos. Resumen. Las técnicas utilizadas en el tiempo para analizar pulso arterial y sus características han avanzado desde la simple evaluación por el tacto a las metodologías complejas, como la ecografía y la pletismografía. la comprensión actual de las diversas características del pulso arterial se basa en observaciones y experimentos de nuestros antepasados. La búsqueda de la ciencia continúa dar lugar a importantes avances en nuestro conocimiento del pulso arterial y su aplicación en el diagnóstico de la enfermedad aterosclerótica.

1. Introducción

“Abu Ali puso la mano en el pulso del paciente, y mencionó los nombres de los diferentes distritos y continuó hasta que llegó el nombre de una cuarta parte a la mención de que, como se dio el grito, el pulso del paciente dio un extraño aleteo. Entonces Abu Ali repite los nombres de diferentes calles de ese distrito y diferentes casas hasta que llegó el nombre de una casa en la mención de los cuales el pulso del paciente dio el mismo aleteo. Por último, pronunció el nombre de los diferentes hogares de la casa hasta que llegó a un nombre en la mención de que se reanudó ese extraño aleteo. Entonces él dijo: Este hombre está enamorado de una chica tal y tal, en una casa tal y tal, en una calle tal y tal cosa, en tal y tal cosa trimestre: la cara de la chica es la curación del paciente “[1].

El párrafo anterior sobre Abu Ali Ibn Sina, conocido por su nombre latinizado Avicena, un erudito persa y un médico prominente de la Edad Media, que ilustra lo que se llamó “el pulso acelerado de un amante” muestra cómo los médicos utilizan el pulso arterial para diagnosticar ciertas enfermedades en los tiempos medievales. La simplicidad de su evaluación había llamado la atención incluso antiguos de los médicos para sí mismo. Los médicos de la antigüedad utilizan el examen del pulso no sólo para el diagnóstico, sino también como un indicador de pronóstico.

En este trabajo se revisará la historia de la evaluación de los impulsos desde la antigüedad hasta el presente. Las diferentes metodologías para la evaluación de las características del pulso arterial también se discutirán brevemente durante tres épocas históricas diferentes de la medicina, es decir, antiguo, medieval, moderna y la medicina.

2. medicina antigua

2.1. Medicina India

“Inmediatamente después de pulsar el pulso justo debajo de la articulación de la mano, en primer lugar, existe la percepción de los latidos de bayu; en segundo lugar, o entre bayu y kaph, existe la percepción de pitta; en tercer lugar o el último, la percepción de los latidos de slesma o kaph se gana “[2].

Este pasaje describe el examen y la interpretación del pulso arterial por los antiguos médicos de la India. Sage Canadá (600 aC), un antiguo indio médico, alquimista y filósofo, en su libro, “Ciencia de la Sphygmica”, describe una variedad de impulsos durante diferentes estados fisiológicos y patológicos. Sobre la base de su teoría, cada pulso tiene tres etapas, anomalía en cualquiera de los cuales refleja enfermedades de tres humores principales del cuerpo, bayu / vata humana (aire), pitta (bilis), y kaph / kapha (flema) [3].

Ayurveda (conocimiento de la vida) es una ciencia médica antigua que se ha originado en el subcontinente indio y se ha practicado desde los tiempos de Buda (500 aC). El examen del impulso es una parte integral de la medicina ayurvédica. Ocho partes del cuerpo de un paciente se describen, por examen físico, el primero es el pulso arterial [4]. Una descripción completa de la metodología de examen de pulso ha sido descrita en tres categorías relacionadas con el examinador, la examinó, y con el método de examen. Un método especial se introdujo para el recuento de la frecuencia del pulso en la medicina ayurvédica. La frecuencia cardíaca fue contado por “amigo” con cada 2,5 pal haciendo un minuto. Por otra parte, diferentes frecuencias de pulso fueron descritas para los diferentes grupos de edad en la [5] Ayurveda.

2.2. Medicina china

pulso arterial se estudió en China hace unos dos mil quinientos años. Se menciona por primera vez en el “Clásicos de Medicina Interna, Nei Ching”. Se informa sobre este manuscrito a ser escrita por el Emperador Amarillo, Huang Ti (698-598 aC). El principal medio de diagnóstico empleado en el Nei Ching es el examen físico del pulso arterial. La teoría del pulso se basa en las diferentes etapas de la interacción entre Yin (enfermedad) y Yang (salud).

Los antiguos médicos chinos tuvieron que desarrollar la capacidad y habilidad para juzgar el estado de la enfermedad, sus causas, la duración, y el pronóstico, por el volumen, fuerza, debilidad, regularidad, o la interrupción de las cuatro variedades principales de pulsaciones (superficial y profunda , lento, y rápido) [6]. El examen se realizó en ambas muñecas, y el mejor momento para su examen era temprano en la mañana, en la que el Yin y el Yang se cree que está en equilibrio [7]. El médico podría juzgar la frecuencia del pulso basándose en la relación entre el impulso de golpeo y la respiración, latidos cuatro a uno la respiración ser normal. El pulso arterial en la antigua China se dividió en tres partes: pulgadas (el más cercano a la mano), codo (la que más arriba en el brazo) y la barra (el que está en el medio). Cada uno de los lugares de pulso en cada brazo representaría la condición de dos órganos diferentes del cuerpo [8].

2.3. Medicina egipcia

“Hay canales (o vasos) en que (el corazón) a todos sus miembros. Ahora bien, si los sacerdotes de Sejmet o cualquier médico que le pusieron sus manos (o) con los dedos sobre la cabeza, en las manos o los dedos en la parte posterior de la cabeza, sobre las dos manos, sobre el pulso, sobre los dos pies, mide el corazón, debido a que sus vasos están en la parte posterior de la cabeza y en el pulso; debido a su pulsación es en todos los buques de todos los miembros “[9].

La cita anterior sugiere que la relación entre el latido del corazón y la circulación periférica se conceptualiza en la medicina del antiguo Egipto [10]. Se pensaba que las arterias contienen aire, sin embargo, todo el concepto de la circulación era desconocido [11]. También se cree que hay dos sistemas vasculares en el cuerpo humano: las venas, que llevan los productos de la digestión en el tracto digestivo para todo el cuerpo y las arterias, que llevan pneuma (Aire) de los pulmones a otros órganos. De acuerdo con este sistema, se explicó adecuadamente la estructura del corazón. El lado izquierdo del corazón se contabilizó el dibujo pneuma de los pulmones y de bombeo en las arterias del resto del cuerpo [12].

2.4. Medicina griega

La palabra “arteria” proviene de la palabra griega “αρτηρ ία “Que parece que se deriva de la palabra”αηρ “Lo que significa que el aire [13]. El examen del pulso también fue descrito y definido en los escritos hipocráticos. A pesar de Hipócrates (375 aC) que se informa para describir las características del pulso arterial en varias condiciones tales como fiebre y letargo en su libro sobre los humores [14. 15], fue Praxágoras de Cos (340 aC), que fue el primer médico acreditado para examinar el pulso en la literatura griega antigua [16]. Praxágoras descubrió que la pulsación sólo se produce en las arterias, no en las venas [17]. Su alumno, Herófilo (335-280 aC), fue el primero en describir caprizans pulsus, similar al salto de una cabra, un tipo inusual de impulsos con dos fases, una carrera inicial seguida de una más fuerte. Otro famoso médico de la antigüedad era Erasistrato (304-250 aC), un contemporáneo de Herófilo, que fue mencionado por Galeno como viniendo muy cerca de la comprensión de la circulación [16]. Erasistrato declaró que el corazón y las arterias no se mueven en el mismo instante, las arterias se dilatan mientras el corazón se contrae, y viceversa. Había reconocido que el movimiento de las arterias sigue la contracción del miocardio. Además, Erasistrato explicó correctamente la dilatación de las arterias como una expansión pasiva del buque todavía incorrectamente supone que esto fue causado por el movimiento de pneuma a lo largo del curso de las arterias. Él y sus médicos contemporáneos (Herófilo y Praxágoras) cree que contienen las arterias pneuma. mientras que las venas contienen sangre [18]. Sin embargo, cómo la pneuma alcanza el corazón y las arterias no se explica en ninguno de los escritos de esta época [17]. Herophilus cree que la dilatación de las arterias se basa en pneuma desde el corazón y la contracción de las arterias lo mueve hacia adelante y esta interacción genera el pulso arterial. Además, se pensaba que el pulso arterial a ser inherente a las arterias y totalmente diferente de la del corazón [17]. Esta teoría se creía hasta Galeno, cuando se descubrieron las arterias para contener la sangre, además de aire [19].

Herófilo fue el primero en comparar la pulsación de los vasos sanguíneos con el ritmo musical y esta teoría tenido un enorme impacto tanto en la literatura médica y musical hasta la Baja Edad Media y el Renacimiento. Upbeats y tiempos fuertes eran las unidades utilizadas Herophilus establecer una analogía básica entre el ritmo musical y el ritmo del pulso. Herophilus define el “tiempo perceptible” como el intervalo de tiempo en el que la arteria de un recién nacido podría dilatarse. Esta vez perceptible se convirtió en la unidad básica en la que se midió la longitud de cada contracción y dilatación, y por lo tanto la unidad básica en la que se estableció el ritmo de pulso [17]. La parte más interesante de interés clínico Herophilus ‘en el pulso es la única construcción de un reloj de agua portátil o reloj de agua (Figura 1) que usó en sus rondas médicas para examinar el pulso de sus pacientes. Este reloj de agua contendría una cantidad especificada de agua para pulsaciones naturales de cada edad. Aunque Herophilus reconoció la importancia de determinar la frecuencia del pulso, sus seguidores no pudieron continuar sus estudios a este respecto, y rara vez hay mención a la frecuencia del pulso hasta el siglo XV.

Figura 1: Clepsidra o reloj de agua griego: un reloj de agua portátil utilizado por Herófilo a los efectos de examen del pulso arterial. Este reloj de agua era capaz de contener una determinada cantidad de agua para pulsaciones naturales de todas las edades.

Arquígenes (98-117 dC) descubrieron el pulso dicroto citado por Horine [16]. Se pensaba por los médicos de la época galénica que el pulso tiene muchas variaciones, cada variación de la realización de valor diagnóstico o pronóstico. Arquígenes describen cada pulso arterial como tener cuatro características (longitud, profundidad, amplitud y velocidad) y creían que estos podrían estar separados por palpación cuidadosa [17].

Galen (129-200 CE) pensó que la dilatación de la arteria puede ser desigual en todos los lados y una variedad de pulsos se puede sentir sobre la base del grado de dilatación en cada lado. Por ejemplo, podría haber una dilatación hacia arriba completo con una dilatación lateral menos haciendo un impulso de alta y estrecha. Del mismo modo, podría haber una dilatación lateral completa y una más pequeña hacia arriba, dando como resultado un pulso bajo y ancho. Describió varios tipos de pulso arterial, como pulso de sierra afilada, pulso ondulante, y el pulso de gusano. Otros tipos de pulsación arterial en diferentes temperaturas o enfermedades incluyendo pulsos calientes y fríos pulsos, el pulso de dolor, inflamación, letargo, convulsiones, ictericia, e incluso de la elefantiasis son descritos por él [16]. A diferencia de Erasistrato, Galeno sostenía que la dilatación y la contracción tanto del corazón y las arterias son simultáneos. En el momento de la sístole ventricular, las arterias se contraen también, y en el momento de la diástole que se expanden [20]. Galen describe veintisiete características para un solo latido del pulso en función de su tamaño, la velocidad y la frecuencia. la observación del pulso de doble martillo de Galeno es interesante. Lo describió bastante diferente de caprizans pulsus como no teniendo ninguna interrupción entre dos fases de dilatación, las dos fases son diferentes en tamaño con la segunda mucho más pequeña que la primera [20]. Para describir con más detalle los diferentes tipos de pulsos que se distinguen por Galeno es mucho más allá de los límites de este trabajo. El trabajo principal de negociación con el pulso, como tal, es su tratado en cuatro libros titulados “De Pulsuum differentiis” [21].

3. Medicina medieval

pulso arterial sigue siendo una de las señales de diagnóstico y de pronóstico más importantes de la medicina medieval. A modo de ejemplo, el pulso arterial se mencionó ser valioso en el pronóstico de la epilepsia. Un médico medieval que sintió el pulso particular de un paciente que sufre de epilepsia proyectaría que el paciente tendría una convulsión en algún momento durante el curso natural de la enfermedad [22].

Avicena (981-1037 dC) al igual que sus predecesores cree que la salud se basa en la interacción de cuatro diferentes humores-sangre, flema, bilis amarilla y la bilis negro [23]. En su tratado sobre el pulso, Avicena atribuye la calidad de pulso para la interacción de estos cuatro humores. Al igual que Erasistrato, Avicena pensó que la contracción y dilatación de ambos corazón y las arterias fueron simultáneos. Por otra parte, se cree que las arterias contienen sangre y pneuma [23]. Tras antiguos médicos griegos, también creía en cuatro movimientos diferentes en pulsación arterial: dos movimientos y dos pausas después de cada movimiento. Sin embargo, a diferencia de Galeno, argumentó que la pausa después de cada dilatación sea difícil de percibir. Se clasifica el pulso en base a sus diferentes características y describe los diferentes modos de pulso en cada una de estas categorías: (1) el tamaño de la dilatación: fuerte, débil, e intermedios, (2) la duración de cada movimiento: cortos, largos, e intermedios , (3) la duración de la pausa: pulso apresurado, pulso débil, o del impulso intermedio, (4) la temperatura del pulso: calor, frío, o intermedio, (5) la capacidad de compresión de la arteria: fácilmente compresible e incompresible, y moderadamente compresible, (6) la plenitud o vacío de la arteria: llena de humor, que no contiene el humor, y el intermedio, (7) la igualdad o desigualdad de la fuerza en latidos consecutivos, (8) la regularidad del ritmo: regular o irregular (irregular regular y irregular irregular).

Esta clasificación es similar a lo que sabemos actualmente de las características del pulso arterial en arritmias como la fibrilación auricular. Describió la irregularidad tanto en una sola pulsación y en una sucesión de latidos del pulso. En cuanto a las irregularidades de un solo latido del pulso, que describió prematuro y cayó latidos [24].

Avicena estuvo cerca de un conocimiento general de las diversas arritmias en base a las características del pulso. Describió diferentes pulsos similares a los pulsos arteriales que se observan en las arritmias ventriculares y [25]. Se clasifica el pulso arterial más a fondo que sus antepasados. Por otra parte, explicó poder tres principales factores de vital importancia, la resistencia y elasticidad a ser de importancia en la fabricación de las dimensiones de un latido del pulso. Esta fue la primera vez que conceptos como la resistencia y la elasticidad se definieron de manera fisiológica [26]. En la descripción de los diferentes ritmos de pulso, Avicena también comparó los ritmos de pulsos a los ritmos musicales [27]. Esta creencia de que la música es inherente a los latidos del pulso se creía ampliamente a lo largo de la Edad Media [28]. Describió varios tipos de impulsos en diferentes grupos de edad y en ambos sexos. Del mismo modo, revocó diferentes pulsos durante diferentes estados fisiológicos y patológicos. El pulso del ratón de cola descrito por Avicena es similar a lo que se conoce como “pulso alternante” miocardio secundario a debilitado. ondulado pulso, el pulso dicroto, y el pulso vermicular son algunos ejemplos de diferentes tipos de impulsos que fueron descritos por él [29. 30]. Basándose en las observaciones y descripciones del pulso arterial de Avicena, es concebible que comprendía el pulso como una onda, en lugar de un impacto generado por un tubo cilíndrico, un concepto básico que es la base de los estudios sobre la onda de pulso en la medicina moderna .

“El pulso que es muy anormal y totalmente irregular demuestra que la causa de su estado migra anormales”.

Esta cita de Maimónides (1135-1204 dC) uno de los médicos más eminentes de la Edad Media muestra claramente que Maimónides entiende diversas arritmias basado en sus conclusiones del pulso. Similar a sus predecesores, que atribuyó estas irregularidades a la constitución anormal de los humores del corazón. Además, correlaciona el ritmo de pulso arterial con la gravedad de la enfermedad, con enfermedades más graves que tiene pulsos más irregulares [31]. En especial, describe el pulso arterial de los pacientes con ascitis a ser duras y pequeñas; sin embargo, la de los pacientes con anasarca a ser de naturaleza aleteo [31].

Desde los tiempos de Hipócrates en el siglo XIII, los médicos generalmente se cree que el corazón humano se componía de cuatro cámaras. Se cree que las cámaras inferiores, los ventrículos, para contener la sangre y las cámaras superiores a contener aire. Se creía que con poros entre los dos ventrículos, la sangre venosa procedente del hígado se mezclaría con el aire procedente de los pulmones para hacer la vital pneuma floreciente todo el cuerpo a través de las arterias. Fue Ibn Nafis (1213-1288 dC) que descubrió la circulación pulmonar de la sangre. Se contradice la teoría de los poros inter-ventriculares invisibles de Galeno y otros e introdujo la circulación pulmonar a la medicina [32]. Ibn al-Nafis en su comentario sobre la anatomía de la Canon, describe que la sangre fluya desde el ventrículo derecho del corazón a los pulmones a través de la arteria pulmonar, luego se extiende a través de los pulmones y ser mezclado con aire para crear el espíritu vital, que fluye a través de las cámaras izquierdas de las venas pulmonares y, posteriormente, a todo el cuerpo [33 -37].

4. Medicina Moderna

“La primera vez que probé la experimentación con animales con el fin de descubrir los movimientos y las funciones del corazón de la inspección real y no por los libros de otras personas, me pareció tan verdaderamente difícil que casi me creía con Francastorius, que el movimiento del corazón era debe entenderse sólo por Dios. Realmente no podía decir cuándo se llevó a cabo la sístole o diástole, o cuándo y dónde se produjo la dilatación o constricción, debido a la rapidez del movimiento. En muchos animales esto tiene lugar en un abrir y cerrar de ojos, como un destello de luz. Sístole parecía a la vez aquí, la diástole allí, y entonces todo lo invierte, variada y confusa. Por lo que podía llegar a ninguna decisión. Por último el uso de un mayor cuidado todos los días, con la experimentación muy frecuentes, la observación de una gran variedad de animales, sentí que mi manera de salir de este laberinto, y obtuvo la información, lo que yo deseaba, de los movimientos y las funciones del corazón y de las arterias … “[38] .

Desde el 13 hasta el siglo 16, cuando William Harvey (1578-1657 dC) descubrió la circulación mayor, no hubo gran avance en la comprensión de la fisiología del pulso arterial y la circulación. Harvey describe completamente el flujo de sangre circular en el cuerpo desde el corazón hacia las extremidades a través de las arterias y de las extremidades de vuelta al corazón a través del sistema venoso [39].

A pesar de que el pulso arterial había sido una guía integral para llegar a un diagnóstico en la antigüedad y épocas medievales, fueron mal interpretadas conceptos generales de su generación. Tanto el corazón y las arterias se cree que tienen su propia pulsación y se contraiga de forma simultánea. Se pensaba antes observaciones dogma temblar de Harvey que el pulso arterial es el resultado de una fuerza activa generada en la superficie arterial. Fue William Harvey, que por primera vez atribuyó la generación del pulso arterial a la contracción del ventrículo izquierdo y se encontró la fuente de los latidos del corazón en la aurícula derecha. Contradijo sus antepasados, Galeno y Vesalio, en su creencia del origen del pulso arterial en la pared arterial y con sus meticulosas observaciones atribuyeron la generación del pulso arterial a una dilatación pasiva provocada por la afluencia de sangre [40. 41] y comparado esta dilatación pasiva de las arterias con el proceso de inflado de un guante soplando aire en él [42. 43]. Además, para la primera vez en la historia de la medicina, Harvey describe las arterias y venas para contener nada más que la sangre [44. 45].

Estos importantes descubrimientos fueron realizados con la ayuda de sus meticulosos experimentos en seres humanos y animales. En los “Estudios anatómicos en el movimiento del corazón y la sangre” que describe exhaustivamente sus experimentos en una variedad de animales como serpientes, ranas, caracoles, moluscos y peces [46]. Una serie de sus exámenes en el pulso arterial mediante la aplicación de una ligadura de la extremidad superior muestra claramente que Harvey pensó en el pulso arterial como una onda y no sólo un impacto [47. 48]. Esta idea conceptualizada basada en hipótesis impulsada por la experimentación metodológica y allanó el camino para el estudio de la onda de pulso en los tiempos modernos.

Las medidas cuantitativas hemodinámicos como el volumen sistólico, el gasto cardiaco, la fracción de eyección son descritos por él por primera vez en la historia de la medicina [49]. Es evidente que su visión de estas medidas fisiológicas introdujo más cuantitativo en lugar de observaciones cualitativas en la medicina, facilitando más descubrimientos revolucionarios a un ritmo más rápido.

Al echar un vistazo más de cerca a la descripción de la circulación de la sangre de Harvey, será obvio que no se sabía nada acerca de los capilares en ese momento, excepto a partir de una descripción anterior de los capilares por Moisés Maimónides como los tránsitos estrechas arterias que comunican con las venas. Esta observación llegó al descubrimiento real de los capilares de Marcello Malpighi, profesor de anatomía en el siglo XVII [50].

En lo que respecta a la evaluación de la frecuencia del pulso, la primera médico que contó el pulso era Herophilus mediante el uso de su reloj de agua. Después de Herófilo y hasta el siglo XV, no hay ninguna indicación de que la frecuencia del pulso en realidad fue contada. Se ha informado de que los escritos del obispo Nicolás de Cusa (1401-1464 dC) contiene la primera mención de contar las pulsaciones aunque el método no es del tipo que se utiliza en la actualidad [51]. La frecuencia del pulso se comparó entre un enfermo y un individuo sano basado en el peso del agua que fluye desde la abertura estrecha de un reloj de agua en su cuenca. Un centenar de latidos del pulso se contaron en diferentes individuos, y el peso del agua que fluye a la cuenca se comparó entre ellos hacer el juicio de la salud y la enfermedad sea posible [52]. descubrimiento del péndulo a principios del siglo XVII de Galileo llevó a la invención de pulsilogy por Santorio Sanctorius (1561-1636 dC). Este dispositivo consistía en una escala de pulgadas y un cable con un peso móvil marcado con una línea transversal (Figura 2). El médico podría mover el péndulo y observar el pulso con los dedos. Si el péndulo se movió más rápido que el pulso, el médico podría alargar la línea y viceversa hasta que coincidirían, mostrando así la frecuencia del pulso como el número de pulgadas [51].

Figura 2: Pulsilogy de Sanctorius: este dispositivo consistía en una escala de pulgadas y una cuerda con un peso móvil marcado con una línea transversal. El médico podría mover el péndulo y observar el pulso con los dedos al mismo tiempo. Entonces, el médico podría cambiar la longitud de la línea hasta que la velocidad del péndulo corriendo coincidiría con la frecuencia del pulso, mostrando así la frecuencia del pulso como el número de pulgadas.

Un siglo después de la invención de la pulsilogy. John Floyer (1649-1734 dC) contó el pulso como lo medimos hoy. Se le atribuye el primer médico para usar un reloj de pulso que funcionaría durante sesenta segundos para contar los impulsos [53. 54]. Después de la introducción de la cuenta de impulsos moderna de Floyer, los médicos comenzaron a registrar sus observaciones en su práctica diaria basada en el número de pulsaciones por minuto.

Bryan Robinson, un médico irlandés (1680-1754 dC), estudió la frecuencia del pulso en diferentes momentos durante el día, y en personas con diferentes alturas [55]. Jean Senac (1750-1770 dC), después de haber estudiado un centenar de soldados, seis pies de altura, informó que la tasa de pulso normal oscila entre 60 y 90 latidos por minuto [16]. Otras observaciones también se hicieron como observaciones que indican la frecuencia de pulso a ser un múltiplo de doce [56], y los que informar de la frecuencia del pulso a aumentar con la edad [57]. William Falconer (1744-1824 dC) en su gran obra titulada “Observaciones respetando el pulso” hizo numerosas tablas mediante el cual el grado de fiebre podría ser determinado en base a la proporción de la acelerada al pulso normal [58]. El número del pulso late por minuto y sus características en el examen fueron los únicos métodos para evaluar el ritmo del pulso hasta el siglo XIX, cuando Jules inventó el Hérisson Sphygmometer (Figura 3 ). Este instrumento se compone de un tubo de vidrio graduado que contiene mercurio con una bola de acero semiglobular en un extremo. Colocando el extremo semiglobular más de una arteria, se pudo demostrar la acción de la embarcación y la fuerza de su impulso. Este dispositivo se ha diseñado de una manera que haría que el examen del pulso en términos de su fuerza, la regularidad y el ritmo posible [59].

Figura 3: Sphygmometer de Herrison: este dispositivo se compone de un tubo de vidrio graduado que contiene mercurio con una bola semiglobular en un extremo. Con el fin semiglobular se coloca sobre una arteria, sería una muestra de la acción de la embarcación y la fuerza de su impulso. Fue diseñado de manera que permita el examen del pulso en relación con su fuerza, la regularidad, y el ritmo.

los Sphygmometer fue el primer dispositivo con la capacidad de mostrar la función del corazón y las arterias. Herisson en su libro sobre su Sphygmometer. por primera vez argumentó que el Sphygmometer fue superior al tacto de los médicos [60]. Él describió los hallazgos sphygmometric en diferentes enfermedades valvulares del corazón como aórtica, mitral y estenosis de la válvula pulmonar [61]. Esta fue la primera vez que un médico sería capaz de asociar los hallazgos objetivos de un dispositivo con una dinámica fisiológicos del cuerpo interior.

Doce años después, en 1847, Carl Ludwig, un fisiólogo alemán, inventó el Kimógrafo el cual era un dispositivo capaz de registrar las variables hemodinámicas (Figura 4) [62]. introducción de la de Ludwig Kimógrafo en la mitad del siglo XIX influenciados en gran medida el ritmo de la investigación cardiovascular en las próximas décadas.

Figura 4: quimógrafo de Ludwig (escritor de onda): este dispositivo fue capaz por primera vez para registrar gráficamente las medidas hemodinámicas.

En 1860, el fisiólogo francés Etienne Marey revisó el previamente inventado Sphygmometer y presentó a su esfigmógrafo con capacidades de grabación de gráficas (Figura 5).

Figura 5: esfigmógrafo de Marey: este dispositivo tenía capacidades de grabación de gráficas del pulso arterial. La aplicación de este dispositivo a la muñeca registraría el movimiento del pulso arterial y que el examinador para interpretar frecuencia y el ritmo.

El primer estudio formal sobre la onda del pulso arterial hecho por Marey con la ayuda de su esfigmógrafo. Él representa las diferencias en las formas de onda de pulso arterial en los adultos mayores y más jóvenes [63]. Otros ejemplos de estudios de las formas de onda de pulso arterial son la conferencia de Broadbent en el pulso y sus características durante el examen [64], y una observación de la frecuencia del pulso, la temperatura y el peso con trazados esfigmográfica realizados sobre un hombre mientras caminaba mucho la distancia por Mahomed (1849-1884 dC), estudiante de Broadbent [65]. Esto sirvió como base para los estudios sobre el efecto de la deambulación en los parámetros hemodinámicos tales como la frecuencia del pulso. Mahomed revisada de Marey esfigmógrafo mediante la adición de un tornillo, con lo que la medición de la presión necesaria para ocluir la onda arterial factible (Figura 6). Utilizó su revisión esfigmógrafo el estudio de la forma y de la presión de la onda del pulso en varios pacientes con diferentes enfermedades [66. 67]. Con la ayuda de su esfigmógrafo describió alta tensión en el sistema arterial y fue el primero en describir la hipertensión esencial y distinguirla de la hipertensión causada por glomerulonefritis [68. 69]. En la Figura 7. la demostración gráfica de la onda de pulso arterial en pacientes asintomáticos con hipertensión arterial se ilustra por O’Rourke [67]. grabaciones gráficas del pulso en el siglo XIX y principios del siglo XX permitieron el pulso arterial a ser estudiado como una ola y no sólo un impacto [66]. Hawthorne, un médico de principios del siglo XX hizo varias observaciones sobre la base de sus conclusiones de la onda de pulso arterial utilizando ambos instrumentos. Sostuvo que aunque a veces los resultados de la presión arterial pueden parecer contradictorios con las dos instrumentos, estos dos instrumentos fueron en realidad se complementan entre sí [70]. Varias formas de pulso arterial se describen en función de sus características esfigmográfica en el siglo XX, es decir, el pulso-golpes de ariete, el pulso bisferiens, y el pulso anacrotic [71]. Mahomed de esfigmógrafo con la capacidad de registrar cuantitativamente la presión de la onda del pulso llevado a la introducción del esfigmomanómetro a finales del siglo XIX y el esfigmomanómetro de manguito por Postel-Vinay en 1896 [72]. Con el advenimiento de esfigmomanómetro de manguito de Riva Rocci, el trazado gráfico de la onda de pulso periférico dio gradualmente su lugar a la grabación de la presión arterial periférica [73. 74]. rastreo de la onda del pulso era difícil y lleva mucho tiempo con frecuencia veces artefactos en las grabaciones. Por otra parte, el manguito haría que la interpretación más fácil con sólo proporcionar número que refleje la fuerza cardíaca (presión sistólica) y el tono arteriolar (presión diastólica) [75]. Una multitud de estudios paralelos y observaciones se realizaron en las tres características principales de la onda de pulso arterial periférica, su velocidad, su presión y su volumen. Estos dieron lugar a la iniciación de los estudios de farmacología clínica en la aplicación de ciertos medicamentos sobre estos parámetros fisiológicos en la época actual.

Figura 6: esfigmógrafo de Mahomed: este dispositivo era una forma revisada de esfigmógrafo de Marey con un tornillo añadido. Fue capaz de medir la presión necesaria para ocluir la onda arterial a lo largo de sus grabaciones gráficas de la dinámica onda de pulso arterial.

Figura 7: representaciones gráficas de la forma de la onda de pulso arterial por Mahomed en un varón asintomático (a) y hembra (b) con hipertensión arterial. Reproducido de [80].

Los estudios modernos sobre la onda del pulso y la hemodinámica arterial se derivan de los estudios pioneros de la era moderna. Stephen Hales (1677-1746) en una serie de documentos denominada “estática Ensayos: Contiene Hemostáticos” presentó sus contribuciones a la hemodinámica arterial antes de la Royal Society. La siguiente cita de su tercer experimento muestra claramente los primeros estudios sobre la mecánica de la circulación:

“… Pero la sístole del ventrículo durante el cual es propulsado que cantidad de sangre, que se estima que hacerse en un tercio del espacio de tiempo entre cada pulso, la velocidad de la sangre durante cada sístole será tres veces como mucho, a la velocidad de 5211 pies, es decir, 0,98 de milla en una hora, o 86.85 pies en un minuto “[76].

Los estudios de Hales fueron seguidos por otros científicos como Leonhard Euler que formularon las medidas cuantitativas de la hemodinámica arterial. Sin embargo, era bastante éxito en proponer una fórmula que simplemente podría mostrar la relación entre las fuerzas mecánicas y de las medidas dinámicas de la onda de pulso arterial [77]. La idea de ver el pulso arterial como una serie de ondas en un dominio de frecuencia se ha relacionado con los estudios de función de transferencia de la onda de calor de la de Fourier. Del mismo modo, el análisis en el dominio del tiempo y el método de explicar la mecánica de pulso con las características de las unidades de impulsos individuales habían originado a partir de los primeros trabajos de Leonhard Euler (1707-1783). leyes tubo de Euler para las arterias, sin éxito, trataron de utilizar una forma no lineal de ecuaciones de conservación de explicar la mecánica de la mayor circulación. Años después, éstos se aplicaron por Riemann a la teoría de dominio de tiempo de la onda de pulso.

Crighton Bramwell un científico a principios del siglo XX fue el primero en introducir el concepto de velocidad de la onda de pulso (VOP). Describió la velocidad para variar en proporción a la tensión de la pared arterial y la presión de la sangre y para ser una medida indirecta de la elasticidad de la pared arterial. Bramwell y Hill introdujeron una fórmula simple por el cual la elasticidad arterial podría calcularse a partir de la VOP. Con esta fórmula se encontró una correlación positiva entre la VOP y la edad y una correlación negativa entre la elasticidad de la pared arterial y la VOP [78].

de Bramwell fórmula: √ V e l o c i t y (m / s e c) = 3. 5 7 /% i n c r a s e i n v o l u m e / m m H g i n c r a s e i n p r s s u r e e. (1) Durante la segunda mitad del siglo XX, los estudios sobre la hemodinámica de la onda de pulso arterial fueron seguidas por las grandes obras de Womersely y Nichols et al. [79. 80]. Es evidente que con el advenimiento de los ordenadores digitales, análisis de dominio de frecuencia de Fourier ganado más popularidad entre los científicos. Las computadoras hacen cálculos de la serie de funciones de transferencia de la onda de pulso rápido y más fácil. Taylor afirmó que un enfoque más rentable había sido hecha por el uso de la teoría de dominio de la frecuencia [81]. Sin embargo, el paso del tiempo, de nuevo la teoría de dominio de tiempo regresó a los estudios sobre la dinámica de la onda de pulso arterial. O’Rourke ha descrito completamente la aplicación del análisis de dominio de tiempo en la medicina clínica y se ha comparado con el dominio de la frecuencia. Se ha demostrado que el análisis moderno del pulso en el dominio del tiempo apoya a sus perspectivas históricas y hace hincapié en la importancia de la rigidez arterial con la edad, la reflexión del oleaje, sus efectos sobre el corazón y su modificación con el tratamiento [82]. A pesar de todos estos estudios, todavía hay una gran controversia en curso sobre el mejor método para ser utilizado en el ámbito clínico [83 -85].

Desde la invención de la pletismógrafo Schmitt a mediados del siglo XX [86], los estudios de la onda de pulso han avanzado a un ritmo más rápido. Varios métodos han sido en los últimos cincuenta años para el estudio de VOP, tal como sphygmography de hilo caliente, pletismografía de impedancia, tonometría de aplanación, y el registro de la onda de pulso usando micrófonos de cristal [87. 88]. Mientras tanto sphygmography y la pletismografía se pueden utilizar para el control de la onda de pulso y su regularidad, pletismografía puede ofrecer usos más técnicas incluyendo: oximetría periférica, control de la presión arterial y la evaluación de la adecuación de la circulación periférica como se deriva de la prueba de Allen [89]. En la década de 1960 Simmons y sus colegas aplican un pletismógrafo del calibrador de tensión a un dígito y con la ayuda de un electrocardiograma amplificado registran el cambio de resistencia causado por la entrada de sangre en ese dígito. ondas del pulso de ochenta sujetos normales y pacientes con una variedad de enfermedades vasculares periféricas se registraron y se compararon en este estudio. Sugirieron que esta técnica podría ser de importancia en la evaluación de la enfermedad arterial periférica y los cambios ateroscleróticos de la circulación periférica [90]. micrófonos de cristal se utilizan principalmente para la determinación de la VOP. Un micrófono de cristal se aplicaría a la ingle sobre la arteria femoral y sería convertir el sonido de onda de impulsos en una señal eléctrica. Simultánea trazado EKG también se obtendría y se muestra. El retraso de tiempo entre el pico de la onda R del ECG y el punto de la onda de pulso del pie se utiliza para calcular la VOP con inclusión de la distancia entre los dos puntos anatómicos del cuerpo del paciente en la ecuación (Figura 8) [91] .

Figura 8: (A) Este gráfico ilustra marcador de tiempo que la línea más baja, cardiograma de rastreo como la línea por encima de eso, y ondas de pulso femoral como los dos trazados. (B) la distancia “a” representa la distancia entre el arco aórtico y la posición del micrófono sobre la arteria femoral “Reproducido de [91] con el permiso de BMJ Publishing Group Ltd.”

Woolam y sus colegas en 1962 utilizó un micrófono de cristal para el registro de la onda de pulso. Mediante la aplicación de dos micrófonos de cristal, una a la muñeca y el otro a la arteria carótida grabaron la onda del pulso y su velocidad de viaje a lo largo del trayecto de la arteria braquial. Demostraron un VOP mayor en los pacientes diabéticos. Otros estudios sobre la velocidad de la onda de pulso arterial mostraron que los valores más altos están en una fuerte correlación con los cambios ateroscleróticas de las arterias [92. 93].

En contraste con tonometría de aplanación que se puede aplicar a un número limitado de las arterias periféricas, las ondas de distensión arterial obtenidos por los sistemas de eco de seguimiento puede ser grabado desde una variedad de sitios y tiene una ventaja de ser muy útil en pacientes obesos para quienes la aplanación método de tonometría no podría utilizarse fácilmente.

El índice de aumento (AI) como una medida de la presión del pulso se definió primero por Kelly y sus colegas en 1989. Se define AI para cada onda del pulso como la relación de altura del pico por encima del hombro de la onda del pulso de la presión del pulso usando una micromanometer sonda sobre las arterias carótidas y radiales. Ellos mostraron que el índice de aumento estaba en correlación directa con la edad [118]. Varios estudios han demostrado una asociación entre la IA y el aumento del riesgo cardiovascular [96. 119 -121].

Algunos de los instrumentos más importantes que se han utilizado para el examen del pulso en toda la historia de la medicina se enumeran con sus inventores en la Tabla 1.

Tabla 1: Los instrumentos utilizados para el examen del pulso arterial.

5. Resumen y Discusión

El progreso científico en la biología y la fisiología arterial continúa a un ritmo más rápido con la ayuda de tecnologías avanzadas, diseñadas por los observadores astutos clínicos, científicos basados ​​en hipótesis y técnicas innovadores; este cuerpo de trabajo, que seguirá creciendo y mejorar nuestra comprensión de la circulación arterial.

Expresiones de gratitud

Los autores expresan su agradecimiento al Sr. Ted Willi en la Facultad de Ciencias de la Salud Woodruff Biblioteca del Centro de Medicina de la Universidad de Emory por su generosa ayuda en la búsqueda de las referencias de este documento y el Sr. Donn Johnson en el Veterans Affairs Medical Center de Atlanta, Digital Servicios de producción para su asistencia técnica con las representaciones gráficas para este trabajo.

referencias

  1. El Chajar Maqala de Nidhami-i-‘Arudi-i-Samarqandi. S. Austin and Sons, Hertford, Reino Unido, 1899, Anécdota XXXV, traducido al Inglés por E. G. Browne.
  2. M. Canadá, El movimiento natural o latido del pulso. Gupta KRL, trans, Sage Kanad el pulso. 1987.
  3. M. Canadá, “El estado o movimientos de la dandaja legumbres,” Sage Kanad el pulso. vol. 1, pp. 28-30, 1987, Gupta KRL, trans. Ver en Google Académico
  4. V. Lad, Secretos del pulso: el antiguo arte del diagnóstico del pulso ayurvédica. 1996.
  5. V. G. P. Upadhyay, La ciencia de examen del pulso en Ayurveda. Publicación Sri Satguru, Nueva Delhi, India, 1997.
  6. T. N. Huang, Clásico de Medicina Interna del Emperador Amarillo. 1966, traducido por I. Veith.
  7. B. defectos, La técnica de examinar el pulso. El secreto de diagnóstico del pulso chino. Amapola azul Press, Boulder, Colorado, EE.UU., 1ª edición, 1995.
  8. J. Wang y L. Wu, El Doctorine del pulso. Historia de la medicina china; Al ser una Crónica de Sucesos médicos en China desde tiempos antiguos para el actual período. AMS Press, Nueva York, NY, EE.UU., 2ª edición, 1973.
  9. B. Ebbell, El Papiro de Ebers: The Greatest Documento médico egipcio. Oxford University Press, Londres, Reino Unido de 1937.
  10. J. Henry, El Papiro Quirúrgico de Edwin Smith. 1984.
  11. J. F. Nunn, Medicina del antiguo Egipto. British Museum Press, Londres, Reino Unido, 1996.
  12. D. J. y J. S. Furley Wilkie, Galeno sobre la respiración y las arterias. Princeton University Press, Princeton, NJ, EE.UU., 1984.
  13. C. Vlachopulos y M. O’Rourke, “Génesis del pulso arterial normal y anormal” Problemas actuales en Cardiología. vol. 25, no. 5, pp. 301-367, 2000. Ver en Google Académico · Visión en Scopus
  14. J. S. Floyer, pulso reloj del médico; o, un ensayo para explicar el antiguo arte de sentir el pulso y mejorarlo mediante la ayuda de un impulso de reloj. al que se añade, un extracto de Andrew Cleyer, en relación con el arte chino de tomar el pulso. S. Smith y B. Walford, Londres, Reino Unido, 1707.
  15. O. C. L’antigüedad, Des Asclepíades un Galien. La circulación et le pouls; histoire, physiologie, s&# Xe9; m&# Xe9; iotique, indicaciones th&# Xe9; rapeutiques. Bailli&# XE8; re, París, Francia, 1886.
  16. E. Horine, “Un epítome de la antigua tradición de pulso” Boletín de la Historia de la Medicina. vol. 10, pp. 209-249, 1941. Ver en Google Académico
  17. H. V. Staden, Herófilo el arte de la medicina en Alejandría temprana. Cambridge University Press, Cambridge, Reino Unido, 1989.
  18. M. Boylan, “Galeno: la sangre, el pulso, y las arterias” Diario de la Historia de la Biología. vol. 40, no. 2, pp. 207-230, 2007. Ver en Editorial · Ver en Google Académico · Visión en Scopus
  19. R. E. Siegel, Sistema de Fisiología y Medicina de Galeno. Karger, Nueva York, NY, EE.UU., 1968.
  20. C. R. S. Harris, Pulse-Lore de Galen. El corazón y el sistema vascular en la medicina clásica griega, desde Alcmeón de Galeno. Clarendon Press, Oxford, Reino Unido, 1973.
  21. K. Zoupan, De Pulsuum differentiis simplicibus. Stanno Schneideriano, Halae Magdeburgicae de 1760.
  22. F. Wallis, “Los signos y sentidos: diagnóstico y pronóstico en los primeros textos medievales de impulsos y de orina,” Historia Social de la Medicina. vol. 13, no. 2, pp. 265-278, 2000. Ver en Google Académico · Visión en Scopus
  23. Avicena, Mishk&# X101; t M. Rag’shin&# X101; si, y&# X101 ;, Ris&# X101; l&# X101; h Dar nabz: Silsilah-i intish&# X101; r&# X101; t-i-i Anjuman &# X100; s&# X101; r-i Molino&# X12b ;. Teherán, Irán, 1951.
  24. L. G. O. C. Bakhtiar, Avicena SMHCJR, Qanun FI A-t. El canon de la medicina (al-Qanun fi’l-tibb). [S.L.]. Grandes Libros del Mundo Islámico, Chicago, Illinois, EE.UU., 1999.
  25. Avicena, Mishk&# X101; t M. Rag’shin&# X101; si, y&# X101 ;, Ris&# X101; l&# X101; h Dar nabz: Silsilah-i intish&# X101; r&# X101; t-i-i Anjuman &# X100; s&# X101; r-i Molino&# X12b ;. Teherán, Irán, 1951.
  26. L. G. O. C. Bakhtiar, Avicena SMHCJR, Qanun FI A-t. El canon de la medicina (al-Qanun fi’l-tibb). [S.L.]. Grandes Libros del Mundo Islámico, Chicago, Illinois, EE.UU., 1999.
  27. Avicena, Mishk&# X101; t M. Rag’shin&# X101; si, y&# X101 ;, Ris&# X101; l&# X101; h Dar nabz: Silsilah-i intish&# X101; r&# X101; t-i-i Anjuman &# X100; s&# X101; r-i Molino&# X12b ;. Teherán, Irán, 1951.
  28. N. G. Siraisi, “La música de pulso en los escritos de los médicos académicos italianos (XIV y XV),” Espéculo. vol. 50, pp. 689-710, 1975. Ver en Google Académico · Visión en Scopus
  29. Avicena, Mishk&# X101; t M. Rag’shin&# X101; si, y&# X101 ;, Ris&# X101; l&# X101; h Dar nabz: Silsilah-i intish&# X101; r&# X101; t-i-i Anjuman &# X100; s&# X101; r-i Molino&# X12b ;. Teherán, Irán, 1951.
  30. G. O. C. Avicena, Un Tratado sobre el Canon de Medicina de Avicena, incorporación de una traducción del primer libro. editado y traducido por C. O. Gruner, Kelley, Nueva York, NY, EE.UU., 1970.
  31. M. Maimónides, F. Rosner, y S. Muntner, Los aforismos médicos de Maimónides. Los estudios realizados en Judaica. Yeshiva University Press, Nueva York, NY, EE.UU., 1970.
  32. E. E. Bittar, “Un estudio de Ibn Nafis,” Boletín de la Historia de la Medicina. vol. 29, no. 5, pp. 429-447, 1955. Ver en Google Académico · Visión en Scopus
  33. S. I. Haddad y A. A. Jairallah, “Un capítulo olvidado en la historia de la circulación de la sangre” Annals of Surgery. vol. 104, no. 1, pp. 1-8, 1936. Ver en Google Académico
  34. C. D. O’Malley, “Una traducción latina de Ibn Nafis (1547): relacionado con el problema de la circulación de la sangre” Diario de la Historia de la Medicina y Ciencias Afines. vol. 12, no. 4, pp. 248-253, 1957. Ver en Editorial · Ver en Google Académico · Visión en Scopus
  35. I. A. Khan, S. K. Daya, M. y R. Gowda, “Evolución de la teoría de la circulación” Revista Internacional de Cardiología. vol. 98, no. 3, pp. 519-521, 2005. Ver en Editorial · Ver en Google Académico · Ver en PubMed · Visión en Scopus
  36. E. E. Bittar, La influencia de Ibn Nafis: una unión en la historia clínica. Ali Ibn Abu l-Hazm al-Qarshi Ibn al-Nafis (m. 687&# X2013; 1288): textos y estudios: Fráncfort del Meno: Instituto de Historia de la Ciencia Árabe-Islámico en la Universidad Johann Wolfgang Goethe (OCoLC) 39660818. 1997: 292&# X2013; 296.
  37. E. D. Coppola, La influencia de Ibn Nafis: El descubrimiento de la circulación pulmonar: un nuevo enfoque. Ali Ibn Abu l-Hazm al-Qarshi Ibn al-Nafis (d.687 / 1288): textos y estudios: Fráncfort del Meno: Instituto de Historia de la Ciencia Árabe-Islámico en la Universidad Johann Wolfgang Goethe. 1997: 304&# X2013; 337.
  38. W. F. K. J. Harvey, La circulación de la sangre y otros escritos. Dent, Londres, Reino Unido, 1963.
  39. E. T. McMullen, “Anatomía de un descubrimiento fisiológico: William Harvey y la circulación de la sangre” Revista de la Sociedad Real de Medicina. vol. 88, no. 9, pp. 491-498, 1995. Ver en Google Académico · Visión en Scopus
  40. W. Harvey, Las obras de William Harvey. Los Clásicos del Programa de San Juan; Variación: Clásicos del Programa de San Juan. La Sociedad de Sydenham, [Ann Arbor, Mich.] Hermanos Edwards, Londres, Reino Unido de 1943.
  41. W. W. G. Harvey, Una disputa anatómico sobre el movimiento del corazón y la sangre de seres vivientes. Blackwell Scientific Publications, Oxford, Reino Unido, 1976.
  42. W. Harvey y C. D. Leake, Exercitatio Anatomica de Motu Cordis et Sanguinis en Animalibus. R. Lier &# X26; Co Florencia, Italia, 1928.
  43. W. Harvey, Una disputa anatómico sobre el movimiento del corazón y la sangre de seres vivientes. Blackwell Scientific Publications, Oxford, Reino Unido, 1976.
  44. W. Harvey y C. D. Leake, Exercitatio Anatomica De motu cordis et Sanguinis en Animalibus. R. Lier &# X26; Co Florencia, Italia, 1928.
  45. J. McMichael, “Historia de la fibrilación atrial 1628&# X2013; 1819. Harvey&# X2014; de Senac&# X2014; Laennec, ” British Heart Journal. vol. 48, no. 3, pp. 193-197, 1982. Ver en Google Académico · Visión en Scopus
  46. W. Harvey y C. D. Leake, Exercitatio Anatomica de Motu Cordis et Sanguinis en Animalibus. R. Lier &# X26; Co Florencia, Italia, 1928.
  47. W. W. R. Harvey, Las obras de William Harvey. La Sociedad de Sydenham, Londres, Reino Unido de 1847.
  48. W. Harvey, Una disputa anatómico sobre el movimiento del corazón y la sangre de seres vivientes. Blackwell Scientific Publications, Oxford, Reino Unido, 1976.
  49. W. Harvey, Una disputa anatómico sobre el movimiento del corazón y la sangre de seres vivientes. Blackwell Scientific Publications, Oxford, 1976.
  50. J. M. S. Pearce, “Malpighi y el descubrimiento de los capilares,” Neurología Europea. vol. 58, no. 4, pp. 253-255, 2007. Ver en Editorial · Ver en Google Académico · Ver en PubMed · Visión en Scopus
  51. N. Moore, “Una conferencia sobre el pulso” La lanceta. vol. 150, no. 3875, pp. 1438-1440, 1897. Ver en Google Académico
  52. G. L. Townsend, “Sir John Floyer (1649&# X2013; 1734) y su estudio de pulso y la respiración, ” Diario de la Historia de la Medicina y Ciencias Afines. vol. 22, no. 3, pp. 286-316, 1967. Ver en Editorial · Ver en Google Académico · Visión en Scopus
  53. J. Floyer, pulso reloj del médico o, en un ensayo para explicar el antiguo arte de sentir el pulso y mejorarlo mediante la ayuda de un impulso de reloj. En tres partes. Por Sir John Floyer. Sam. Smith y Benj. Walford, Londres, Reino Unido, 1707.
  54. W. B. Fye, “Trastornos de los latidos del corazón: un recorrido histórico desde la antigüedad hasta la mitad del siglo 20,” American Journal of Cardiology. vol. 72, no. 14, pp. 1055-1070, 1993. Ver en Editorial · Ver en Google Académico · Visión en Scopus
  55. B. Robinson, De muscular de movimiento, el movimiento de la sangre y la respiración. Un Tratado de la oeconomía Animal. George Grierson, Dublín, Irlanda, 1732.
  56. “Diagnóstico por el pulso,” La lanceta. vol. 40, no. 1024, pp. 87-88, 1843.
  57. “El pulso,” La lanceta. vol. 22, no. 555, pp. 116-117, 1834.
  58. W. Falconer, Tabla de las diferentes tasas de pulsos naturales de 40 a 130 en un minuto. Observaciones respetando el pulso; destinado a señalar con mayor certeza, las indicaciones que significa; especialmente en las quejas febriles. T. Cadell, menor, y W. Davies, (sucesores al Sr. Cadell), Londres, Reino Unido de 1796.
  59. “La medición del pulso: el Sphygmometer. &# X201C; Un instrumento que hace que cada acción de las arterias evidente para el ojo&# X201d ;, ” La lanceta. vol. 1, no. 578, pp. 22-27, 1834.
  60. J. B. E. S. H&# Xe9; Risson, Para el Instituto de Francia. El Sphygmometer, un instrumento que hace que la acción de las arterias evidentes para el ojo; la utilidad de este instrumento en el estudio de la enfermedad, las investigaciones sobre las afecciones del corazón y de los medios adecuados de discriminar themconsidered. Al ser una Memoria, presentada al Instituto de Francia. Longman, Rees, Orme, Brown, Verde y Longman, Londres, Reino Unido, 1835.
  61. J. B. E. S. H&# Xe9; Risson, Enfermedades del corazón. El Sphygmometer, un instrumento que hace que la acción de las arterias evidentes para el ojo; la utilidad de este instrumento en el estudio de la enfermedad, las investigaciones sobre las afecciones del corazón y de los medios adecuados de discriminar themconsidered. Al ser una Memoria, presentada al Instituto de Francia. Longman, Rees, Orme, Brown, Verde y Longman, Londres, Reino Unido, 1835.
  62. W. B. Fye, “Carl Ludwig y el Instituto de Leipzig fisiológico: &# X201C; Una fábrica de nuevos conocimientos&# X201d ;, ” Circulación. vol. 74, no. 5, pp. 920-928, 1986. Ver en Google Académico · Visión en Scopus
  63. E.-J. Marey, Physiologie m&# Xe9; Dicale de la circulation du sang, bas&# Xe9; e sur l ‘&# Xe9; tud de los Movimientos graphique du coeur et du pouls arte&# Xe9; Riel aux aplicación avec maladies de l’appareil circulatoire. Delahaye, París, Francia, 1863.
  64. “Una conferencia clínica en el pulso: sus indicaciones diagnósticas, pronósticas y terapéuticas” La lanceta. vol. 106, no. 2717, pp. 441-443, 1875.
  65. F. A. Mahomed, “Observaciones sobre la circulación de hecho en la RM. Weston durante su tarde de 500 millas a pie ” La lanceta. vol. 107, no. 2742, p. 432, 1876. Ver en Google Académico · Visión en Scopus
  66. J. S. Cameron y J. Hicks, “Frederick Akbar Mahomed y su papel en la descripción de la hipertensión en el Hospital de Guy,” Kidney International. vol. 49, no. 5, pp. 1488-1506, 1996. Ver en Google Académico · Visión en Scopus
  67. M. F. O’Rourke, “Frederick Akbar Mahomed,” Hipertensión. vol. 19, no. 2, pp. 212-217, 1992. Ver en Google Académico · Visión en Scopus
  68. F. A. Mahomed, “Observaciones sobre la fibrosis arterio-capilar y su recognition.1 clínico” La lanceta. vol. 110, no. 2816, pp. 232-234, 1877. Ver en Google Académico · Visión en Scopus
  69. F. Mahomed, “En las pruebas esfigmográfica de la fibrosis arterio-capilar,” Transacciones de la Sociedad Patológica de Londres. vol. 28, pp. 394-397, 1877. Ver en Google Académico
  70. C. O. Hawthorne, “El esfigmomanómetro y el esfigmógrafo. En relación con la medición de pressures.1 sangre arterial, ” La lanceta. vol. 177, no. 4564, pp. 424-428, 1911. Ver en Google Académico · Visión en Scopus
  71. C. Bramwell, “El pulso arterial en la salud y la enfermedad” La lanceta. vol. 230, no. 5944, pp. 239-247, 1937. Ver en Google Académico
  72. N. Postel-Vinay, Un siglo de la hipertensión arterial 1896&# X2013; 1996. Wiley, Chichester, Reino Unido, 1997.
  73. K. Hirata, M. Kawakami, F. y M. O’Rourke “, la velocidad de onda de pulso y análisis de la onda de pulso&# X2014; una revisión de la interpretación de la presión arterial de 100 años después de Korotkov, ” Diario de circulación. vol. 70, no. 10, pp. 1231-1239, 2006. Ver en Editorial · Ver en Google Académico · Visión en Scopus
  74. M. F. O’Rourke y J. B. Seward, “la presión arterial y el pulso central la presión arterial: nuevos puntos de vista que entran en el siglo II después de Korotkov,” Mayo Clinic Proceedings. vol. 81, no. 8, pp. 1057-1068, 2006. Ver en Editorial · Ver en Google Académico · Visión en Scopus
  75. J. S. Mackenzie, Principios de Diagnóstico y Tratamiento de Afecciones del corazón. Henry Frowde, Londres, Reino Unido, 2ª edición, 1916.
  76. ensayos estáticos que contienen h&# XE6; mastatics; o, una cuenta de algunos experimentos hidráulicos y hidrostático hechas en la sangre y los vasos sanguíneos de los animales. Al que se añade, un apéndice. Con un índice para ambos volúmenes. Vol. II. Por Stephen Hales [programa de computadora]. La versión de la tercera edición, correcta: Londres: Wilson y Nicol; T. Durham; G. Keith; y Robinson y Roberts; 1769.
  77. K. H. Parker, “Una breve historia de la mecánica ondulatoria arterial,” Ingeniería Médica y Biológica y Computación. vol. 47, no. 2, pp. 111-118, 2009. Ver en Editorial · Ver en Google Académico · Ver en PubMed · Visión en Scopus
  78. J. C. Bramwell y A. V. Hill, “Velocidad de transmisión de la onda del pulso y la elasticidad de las arterias,” La lanceta. vol. 199, no. 5149, pp. 891-892, 1922. Ver en Google Académico · Visión en Scopus
  79. J. R. Womersely, “flujo oscilatorio en las arterias: el tubo elástico limitado como un modelo de flujo arterial y la transmisión de impulsos,” Physics in Medicine and Biology. vol. 2, no. 2, pp. 178-187, 1957. Ver en Google Académico · Visión en Scopus
  80. W. Nichols, M. O’Rourke, C. Hartley, y D. McDonald, Flujo McDonald sanguíneo en las arterias: teórico, experimental y clínica Principios. Nueva York, NY, EE.UU., 1998, http://catdir.loc.gov/catdir/enhancements/fy0637/97021356-d.html.
  81. M. G. Taylor, “Una aproximación a un análisis de la onda del pulso arterial. II. oscilaciones de fluido en un tubo elástico ” Physics in Medicine and Biology. vol. 1, no. 4, pp. 321-329, 1957. Ver en Google Académico · Visión en Scopus
  82. M. F. O’Rourke, “análisis de dominio de tiempo del pulso arterial en la medicina clínica” Ingeniería Médica y Biológica y Computación. vol. 47, no. 2, pp. 119-129, 2009. Ver en Editorial · Ver en Google Académico · Ver en PubMed · Visión en Scopus
  83. M. F. O’Rourke y A. P. Avolio, “funciones de transferencia arterial: fondo, aplicaciones y reservas” Journal of Hypertension. vol. 26, no. 1, pp. 8-10, 2008. Ver en Editorial · Ver en Google Académico · Ver en PubMed · Visión en Scopus
  84. A. Avolio, B. E. Westerhof, M. Siebes, y J. V. Tyberg, “la hemodinámica arterial y análisis de la onda en los dominios de frecuencia y tiempo: una evaluación de los paradigmas” Ingeniería Médica y Biológica y Computación. vol. 47, no. 2, pp. 107-110, 2009. Ver en Editorial · Ver en Google Académico · Ver en PubMed · Visión en Scopus
  85. A. D. Hughes y K. H. Parker, “olas adelante y atrás en el sistema arterial:? Impedancia o de onda análisis de intensidad” Ingeniería Médica y Biológica y Computación. vol. 47, no. 2, pp. 207-210, 2009. Ver en Editorial · Ver en Google Académico · Ver en PubMed · Visión en Scopus
  86. O. H. Schmitt, “Mecanismo del proceso excitatorio en los sistemas biológicos,” Oficina de Investigación Naval de informe de progreso 24609, 1955. Ver en Google Académico
  87. G. M. Drzewiecki, J. Melbin, y A. Noordergraaf, “tonometría arterial: revisión y análisis,” Revista de Biomecánica. vol. 16, no. 2, pp. 141-152, 1983. Ver en Google Académico · Visión en Scopus
  88. M. F. O’Rourke y D. E. Gallagher, “análisis de la onda de pulso” Journal of Hypertension, Suplemento. vol. 14, no. 5, pp. S147-S157, 1996. Ver en Google Académico · Visión en Scopus
  89. M. J. Dennis, “Pletismografía: la nueva ola en la monitorización hemodinámica&# X2014; una revisión de las aplicaciones clínicas ” Critical Care Australia. vol. 13, no. 1, pp. 14-20, 2000. Ver en Editorial · Ver en Google Académico · Visión en Scopus
  90. E. M. Simmons, líder H., S. A. Friedman et al. “Un programa de ordenador para la onda de pulso periférico,” El American Journal of Cardiology. vol. 19, no. 6, pp. 827-831, 1967. Ver en Google Académico · Visión en Scopus
  91. E. R. Nye, “El efecto de la alteración de la presión arterial en la velocidad de la onda del pulso,” British Heart Journal. vol. 26, pp. 261-265, 1964. Ver en Google Académico · Visión en Scopus
  92. E. Simonson y K. Nakagawa, “Efecto de la edad sobre la velocidad de la onda de pulso y &# X201C; tiempo de eyección aórtica&# X201d; en los hombres sanos y en hombres con enfermedad arterial coronaria ” Circulación. vol. 22, pp. 126-129, 1960. Ver en Google Académico · Visión en Scopus
  93. G. L. Woolam, P. L. Schnur, C. Vallbona, y H. E. Hoff, “La velocidad de la onda de pulso como un indicador temprano de la aterosclerosis en sujetos diabéticos,” Circulación. vol. 25, pp. 533-539, 1962. Ver en Google Académico · Visión en Scopus
  94. S. Kogure, R. Hayashi, K. Sakaibori, S. Kurihara, y K. Murata, “aórtica velocidad de onda del pulso en las enfermedades ateroscleróticas,” American Journal of Medicine. vol. 85, no. 5, p. 739, 1988. Ver en Google Académico · Visión en Scopus
  95. T. Hirai, S. Sasayama, T. Kawasaki, y S. I. Yagi, “Rigidez de arterias sistémicas en pacientes con infarto de miocardio. Un método no invasivo para predecir la gravedad de la aterosclerosis coronaria, ” Circulación. vol. 80, no. 1, pp. 78-86, 1989. Ver en Google Académico · Visión en Scopus
  96. C. Vlachopulos, K. Aznaouridis, M. F. O’Rourke, M. E. Safar, K. Baou, y C. Stefanadis, “Predicción de eventos cardiovasculares y la mortalidad por todas las causas con la hemodinámica central: una revisión y meta-análisis sistemático” Revista Europea del Corazón. vol. 31, no. 15, pp. 1865-1871, 2010. Ver en Editorial · Ver en Google Académico · Ver en PubMed · Visión en Scopus
  97. B. Williams, P. S. Lacy, S. M. Thom et al. “Impacto diferencial de disminuir la presión arterial medicamentos sobre la presión aórtica central y los resultados clínicos: principales resultados del estudio Conduit Arteria función de evaluación (CAFE),” Circulación. vol. 113, no. 9, pp. 1213-1225, 2006. Ver en Editorial · Ver en Google Académico · Ver en PubMed · Visión en Scopus
  98. T. Willum-Hansen, J. A. Staessen, C. Torp-Pedersen et al. “Valor pronóstico de la velocidad de la onda de pulso aórtica como el índice de rigidez arterial en la población general” Circulación. vol. 113, no. 5, pp. 664-670, 2006. Ver en Editorial · Ver en Google Académico · Ver en PubMed · Visión en Scopus
  99. S. Laurent, P. Boutouyrie, R. et al Asmar. “Rigidez aórtica es un predictor independiente de todas las causas y la mortalidad cardiovascular en pacientes hipertensos,” Hipertensión. vol. 37, no. 5, pp. 1236-1241, 2001. Ver en Google Académico · Visión en Scopus
  100. Z. Dhakam, C. M. McEniery, Yasmin, J. R. Cockcroft, M. J. Brown, y I. B. Wilkinson, “El atenolol y eprosartán: efectos diferenciales sobre la presión arterial central y la velocidad de onda de pulso aórtica,” American Journal of Hypertension. vol. 19, no. 2, pp. 214-219, 2006. Ver en Editorial · Ver en Google Académico · Ver en PubMed · Visión en Scopus
  101. R. Asmar, A. Benetos, J. Topouchian et al. “Evaluación de la distensibilidad arterial de medición automática de la velocidad de onda de pulso: validación y estudios de aplicación clínica,” Hipertensión. vol. 26, no. 3, pp. 485-490, 1995. Ver en Google Académico · Visión en Scopus
  102. M. W. Rajzer, W. Wojciechowska, M. Klocek, I. Palka, M. Brzozowska-Kiszka, y K. Kawecka-Jaszcz, “Comparación de la velocidad de la onda de pulso aórtica medida por tres técnicas: Complior, SphygmoCor y arteriografía,” Journal of Hypertension. vol. 26, no. 10, pp. 2001-2007, 2008. Ver en Editorial · Ver en Google Académico · Ver en PubMed · Visión en Scopus
  103. N. A. Jatoi, Mahmud A., K. Bennett y J. Feely, “Evaluación de la rigidez arterial en la hipertensión: comparación de oscilométrico (arteriografía), piezoelectrónicos (Complior) y técnicas (tonométricos SphygmoCor),” Journal of Hypertension. vol. 27, no. 11, pp. 2186-2191, 2009. Ver en Editorial · Ver en Google Académico · Ver en PubMed · Visión en Scopus
  104. P. J. marcas, A. P. G. Hoeks, L. Hofstra, y R. S. Reneman, “Un método no invasivo para estimar la velocidad de cizallamiento de pared mediante el ultrasonido” Ultrasonido en Medicina y Biología. vol. 21, no. 2, pp. 171-185, 1995. Ver en Editorial · Ver en Google Académico · Visión en Scopus
  105. R. H. Mohiaddin, D. N. Firmin, y D. B. Longmore, “los cambios relacionados con la edad de la velocidad de la onda del flujo aórtico humano se mide de manera no invasiva mediante resonancia magnética” Journal of Applied Physiology. vol. 74, no. 1, pp. 492-497, 1993. Ver en Google Académico · Visión en Scopus
  106. P. J. Brands, J. M. Willigers, L. A. F. Ledoux, R. S. Reneman, y A. P. G. Hoeks, “un método no invasivo para estimar la velocidad de la onda del pulso en las arterias localmente por medio de ultrasonidos,” Ultrasonido en Medicina y Biología. vol. 24, no. 9, pp. 1325-1335, 1998. Ver en Editorial · Ver en Google Académico · Visión en Scopus
  107. M. E. Safar, O. Henry, y S. Meaume, “aórtica velocidad de la onda de pulso: un marcador independiente de riesgo cardiovascular” Diario Americano de Cardiología Geriátrica. vol. 11, no. 5, pp. 295-304, 2002. Ver en Google Académico · Visión en Scopus
  108. R. W. Stadler, W. C. Karl, S. y R. Lees, “La aplicación de métodos eco-seguimiento para mediciones de reactividad vascular y la distensibilidad arterial dependiente del endotelio,” Ultrasonido en Medicina y Biología. vol. 22, no. 1, pp. 35-42, 1996. Ver en Editorial · Ver en Google Académico · Visión en Scopus
  109. F. Antonini-Canterin, M. Ro&# X15f; ca, C. C. Beladan et al. “La evaluación de la rigidez de la arteria carótida Echo de seguimiento en pacientes con estenosis de la válvula aórtica,” ecocardiografía. vol. 26, no. 7, pp. 823-831, 2009. Ver en Editorial · Ver en Google Académico · Ver en PubMed · Visión en Scopus
  110. L. H. Peterson, R. E. Jensen, y J. Parnell, “Propiedades mecánicas de las arterias in vivo” Circulation Research. vol. 8, pp. 622-639, 1960. Ver en Editorial · Ver en Google Académico
  111. M. F. O’Rourke, “la hipertensión sistólica aislada, la presión del pulso, y la rigidez arterial como factores de riesgo para la enfermedad cardiovascular” Los informes actuales Hipertensión. vol. 1, no. 3, pp. 204-211, 1999. Ver en Google Académico · Visión en Scopus
  112. M. F. O’Rourke, “el envejecimiento arterial: principios fisiopatológicos,” Medicina vascular. vol. 12, no. 4, pp. 329-341, 2007. Ver en Editorial · Ver en Google Académico · Ver en PubMed · Visión en Scopus
  113. S. Madhavan, W. L. Ooi, H. Cohen, M. y H. Alderman, “Relación de la presión del pulso y la reducción de la presión arterial con la incidencia de infarto de miocardio” Hipertensión. vol. 23, no. 3, pp. 395-401, 1994. Ver en Google Académico · Visión en Scopus
  114. S. S. Franklin, K. Sutton-Tyrrell, S. H. Belle, M. A. Weber, H. y L. Kuller, “La importancia de los componentes pulsátiles de la hipertensión en la predicción de la estenosis carotídea en los adultos mayores” Journal of Hypertension. vol. 15, no. 10, pp. 1143-1150, 1997. Ver en Editorial · Ver en Google Académico · Visión en Scopus
  115. A. Benetos, M. Safar, A. Rudnichi et al. “La presión de pulso: un predictor de la mortalidad cardiovascular a largo plazo en una población masculina francés” Hipertensión. vol. 30, no. 6, pp. 1410-1415, 1997. Ver en Google Académico · Visión en Scopus
  116. G. F. Mitchell, L. A. Moy&# Xe9 ;, E. Braunwald et al. “Presión de pulso determinado Sphygmomanometrically es un potente predictor independiente de eventos recurrentes después de un infarto de miocardio en pacientes con disfunción ventricular izquierda,” Circulación. vol. 96, no. 12, pp. 4254-4260, 1997. Ver en Google Académico
  117. W. G. Walker, J. D. Neaton, J. A. Cutler, R. Neuwirth, y J. D. Cohen, “cambio de función renal en hipertensos miembros del ensayo de intervención múltiples factores de riesgo: efectos raciales y de tratamiento” Revista de la Asociación Médica de Estados Unidos. vol. 268, no. 21, págs. 3.085 a 3.091, 1992. Ver en Editorial · Ver en Google Académico
  118. R. Kelly, C. Hayward, A. Avolio, y M. O’Rourke, “determinación Nonivasive de los cambios relacionados con la edad en el pulso arterial humana” Circulación. vol. 80, no. 6, pp. 1652-1659, 1989. Ver en Google Académico · Visión en Scopus
  119. J. Nü rnberger, A. Keflioglu-Scheiber, A. M. Opazo Saez, R. R. Wenzel, T. Philipp, F. y R. Sch&# Xe4; fers, “El índice de aumento se asocia con el riesgo cardiovascular” Journal of Hypertension. vol. 20, no. 12, pp. 2407-2414, 2002. Ver en Editorial · Ver en Google Académico
  120. A. Tuttolomondo, R. Di Sciacca, D. Di Raimondo et al. “índices de rigidez arterial en el ictus isquémico agudo: relación con el subtipo de accidente cerebrovascular,” La aterosclerosis. vol. 211, no. 1, pp. 187-194, 2010. Ver en Editorial · Ver en Google Académico · Ver en PubMed · Visión en Scopus
  121. C. Vlachopulos, K. Aznaouridis, y C. Stefanadis, “Predicción de eventos cardiovasculares y la mortalidad por todas las causas con la rigidez arterial. Una revisión sistemática y meta-análisis ” Diario del Colegio Americano de Cardiología. vol. 55, no. 13, pp. 1318-1327, 2010. Ver en Editorial · Ver en Google Académico · Ver en PubMed · Visión en Scopus
  122. J. P. J. Halcox, W. H. Schenke, G. Žalos et al. “Valor pronóstico de la disfunción endotelial vascular coronaria” Circulación. vol. 106, no. 6, pp. 653-658, 2002. Ver en Editorial · Ver en Google Académico · Visión en Scopus
  123. T. Murakami y K. Ohsato, “exceso de mortalidad en pacientes con disfunción endotelial,” Jounral del Colegio Americano de Cardiología. no. 6, suplemento 2, p. 371, 2003. Ver en Google Académico
  124. J. Tao, D. H. Liu, L. C. Wang et al. “La elasticidad arterial identificado por análisis de la onda del pulso y su relación con la función endotelial en pacientes con enfermedad arterial coronaria” Journal of Human Hypertension. vol. 21, no. 2, pp. 149-153, 2007. Ver en Editorial · Ver en Google Académico · Ver en PubMed · Visión en Scopus
  125. A. E. Donald, M. Charakida, T. J. Cole et al. “La evaluación no invasiva de la función endotelial. ¿Qué técnica? ” Diario del Colegio Americano de Cardiología. vol. 48, no. 9, pp. 1846-1850, 2006. Ver en Editorial · Ver en Google Académico · Ver en PubMed · Visión en Scopus
  126. A. Nohria, M. Gerhard-Herman, M. A. Creager, S. Hurley, D. Mitra, y P. Ganz, “El papel del óxido nítrico en la regulación de la amplitud del volumen del pulso digital en los seres humanos” Journal of Applied Physiology. vol. 101, no. 2, pp. 545-548, 2006. Ver en Editorial · Ver en Google Académico · Ver en PubMed · Visión en Scopus
  127. P. O. Bonetti, G. M. autobomba, S. T. Higano, D. R. Holmes, J. T. Kuvin, y A. Lerman, “identificación no invasiva de pacientes con aterosclerosis coronaria precoz mediante la evaluación de la hiperemia reactiva digital” Diario del Colegio Americano de Cardiología. vol. 44, no. 11, pp. 2137-2141, 2004. Ver en Editorial · Ver en Google Académico · Ver en PubMed · Visión en Scopus
  128. J. T. Kuvin, A. R. Patel, K. A. Sliney et al. “Evaluación de la función endotelial vascular periférica con el dedo arterial amplitud de la onda de pulso” American Heart Journal. vol. 146, no. 1, pp. 168-174, 2003. Ver en Editorial · Ver en Google Académico · Ver en PubMed · Visión en Scopus
  129. G. Mancia, G. De Backer, A. Dominiczak et al. “2007 Directrices para el manejo de la hipertensión arterial: el Grupo de Trabajo para la Gestión de la Hipertensión Arterial de la Sociedad Europea de Hipertensión (ESH) y de la Sociedad Europea de Cardiología (ESC),” Revista Europea del Corazón. vol. 28, no. 12, pp. 1462-1536, 2007. Ver en Editorial · Ver en Google Académico · Ver en PubMed
  130. M. Munakata, A. Nagasaki, T. et al Nunokawa. “Efectos de valsartán y nifedipina capa de núcleo de la rigidez arterial sistémica en pacientes hipertensos,” American Journal of Hypertension. vol. 17, no. 11, parte 1, pp. 1050-1055, 2004. Ver en Editorial · Ver en Google Académico · Ver en PubMed · Visión en Scopus

fuente www.hindawi.com


comentarios:

Alex Wise: K den ….

Ahmed Aldelaimi: Animación impresionante, pero dar más detalles

LearnTACS: NOIIIIIIIIIIIIIIIIIICE

Peter Windes: Cool video, pero hay un número insuficiente de eritrocitos en la animación. El volumen de sangre debe estar compuesto de ~ 40% de células rojas de la sangre. Supongo que así es como hay que animar a la sangre para ser capaz de ver nada, pero es un poco engañoso.

Mohammad Darwish: PLZ no hacer un vídeo en privado por sospechas

galletas cookie_fr_lyf: Impresionante me gusta este video y tiene buenas animaciones

Andrew Fletcher K: ¿Qué pasó con la función renal filtrando la sangre y la eliminación de residuos y sales pasado a través de la vejiga, lo que significa que la sangre de retorno siempre es menos densa que la sangre arterial que fluye hacia abajo?

ItsMaxyyTime: A veces froto mis pezones hasta que sangran.

Aiden09 Williams: Sólo quiero ver el agujero del vedio

imanuel Goncalves: Me gustaría utilizar esto como una parte de mi seminario – ¿alguien puede asesorar sobre quién tiene los derechos de este enlace? Gracias.

Read more

Previous
Next

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*

Nueve + 7 =